Noticias Grupo ICE

Instituto Costarricense de Electricidad - Compañía Nacional de Fuerza y Luz - Radiográfica Costarricense

Protegemos la vida acuática durante la construcción y operación de hidroeléctricas

Protegemos la vida acuática durante la construcción y operación de hidroeléctricas

Uno de nuestros principales intereses a la hora de decidir y planificar la construcción de una planta hidroeléctrica, es garantizar el menor impacto en la flora y fauna adyacente al futuro proyecto. La pregunta que puede saltar a simple vista es ¿qué pasa con el río agua abajo una vez que se construye la represa y se forma el embalse?¿Se seca el río?

La respuesta es no. El caudal ambiental (también llamado caudal de compensación) permite el flujo necesario de agua que permite que la vida y las actividades económicas no tengan un efecto negativo.

Una vez utilizada el agua para la generación de electricidad, en Casa de Máquinas, se restituye el caudal, por lo que el río continúa con su cantidad de líquido normal.

Según la Declaración de Brisbane 2007, “el caudal ambiental es la cantidad, periodicidad y calidad del caudal de agua que se requiere para sostener los ecosistemas dulceacuícolas, estuarinos y el bienestar humano que depende de estos ecosistemas.”

Desde 2003, empezamos a desarrollar  una metodología para la estimación de caudales de compensación, lo que permite abarcar aspectos hidrológicos, biológicos y socioeconómicos. Dicha metodología es reconocida internacionalmente y es promovida por organizaciones como la UNESCO.

Trabajamos desde el estudio de diferentes disciplinas como topografía, hidrografía, biología, así como en el campo social para determinar el uso económico, social, deportivo y recreativos que las poblaciones cercanas aprovechan del río. Después de todos los análisis correspondientes se determina cuál es el porcentaje del caudal que debe continuar su curso para disminuir el mayor impacto posible.

Principalmente, a la hora de hacer los trabajos biológicos, realizamos un inventario de las especies acuáticas, peces como tepemechín (Agonostomus monticola), la machaca o sabalete (Brycon spp.) y el pez bobo (Joturus pichardi), además de insectos, ranas y mamíferos. Nuestra metodología ha permitido, que las acciones se ajusten a cada río en particular.

Contamos con gran interés por proteger especies migratorias de especies acuáticas de peces y camarones, en su mayoría. El comportamiento migratorio hace que el apareamiento y desove sean en lugares diferentes a los que pasan el resto de su vida, por lo que es importante no interferir en su migración. Gracias a nuestra implementación con el caudal biológico garantizamos el movimiento de ellas. Actualmente, investigamos alternativas para que este tránsito tenga el mínimo impacto.

Con la construcción de la Planta Hidroeléctrica Reventazón, la más reciente, la metodología mostró la presencia de 16 especies de peces y 4 especies de camarones de agua dulce. Incluyendo especies migratorias como el pez Bobo y el pez Tepemechín. Hoy, Reventazón no solamente permite el sostén biológico, la continuidad de actividades socioeconómicas y deportivas en el río, sino que con el caudal de compensación se aprovecha también para la producción de electricidad.

Dejar un comentario

Términos de uso y política de privacidad.