Noticias Grupo ICE

Instituto Costarricense de Electricidad - Compañía Nacional de Fuerza y Luz - Radiográfica Costarricense

Maquinaria fue vital en la construcción de proyectos

Maquinaria fue vital en la construcción de proyectos

En relación con  las publicaciones de Diario Extra y Telenoticias asociadas a maquinaria propiedad nuestra, ubicada en las instalaciones del MET (Maquinaria, Equipo y Talleres) se aclara lo siguiente:

No es cierto que esté en abandono como sugieren las publicaciones; el equipo y la maquinaria se encuentran en almacenamiento y custodia. El MET, dependencia del área de Ingeniería y Construcción nuestra, tiene su plantel en Turrúcares de Alajuela y está a cargo, entre otras funciones, del almacenamiento y la custodia del equipo y maquinaria utilizada en los diferentes proyectos y mantenimientos que hemos ejecutado a lo largo de los últimos 20 años.

No es cierto que estos equipos no se utilizaron. Por el contrario, han sido vitales para la construcción de plantas de generación eléctrica, para las cuales se planifica la cantidad y el tipo de maquinaria que podría requerir cada sitio de construcción. Incluso, algunos de los equipos mencionados, se encuentran actualmente en operación. Los casos referidos corresponden a maquinaria de perforación y equipos de inyección de lechada de cemento, los cuales forman parte de los equipos altamente especializados y que se utilizan en la construcción de obras subterráneas como túneles o en perforaciones superficiales.

No es cierto que no hayamos hecho el esfuerzo de darles uso o venderlos. Una vez cumplido el uso para el que fueron adquiridos, quedan en custodia del MET, para reutilizarlos o venderlos a otros desarrolladores. Sin embargo, gran parte de la maquinaria y del equipo que utilizamos en la construcción de sus obras es altamente especializado, por lo que no es sencilla su reubicación, venta o alquiler en el país o internacionalmente, ya que no es usual que se desarrollen este tipo de construcciones en el ámbito local o regional.

Su fabricación dura no menos de seis meses, por lo que en el mercado internacional sólo se producen contra pedido del comprador, quien debe adquirirlo ya con un contrato establecido. De esta forma, estos equipos no forman parte del mercado de alquiler nacional.

Hemos promovido la venta de equipos usados para reducir la flota institucional; sin embargo, el esfuerzo no ha sido efectivo por su especialización, la escasa actividad de minería subterránea o a cielo abierto y su precio.

Adicionalmente, la Ley de Remates Públicos exige al posible comprador que cancele el 10% del monto adjudicado el mismo día del remate y el restante 90% en un plazo de tres días, condición sumamente restrictiva para posibles compradores.

Casos concretos

• Minadora tuneladora o rozadora. Equipo de excavación utilizado en la ampliación de Cachí.

Esta maquinaria permitió que técnicamente fuera posible la excavación de un túnel paralelo al construido para la planta Cachí en 1966, que se encontraba en funcionamiento y cargado de agua, separados en promedio por 30 metros. Bajo estas condiciones, la excavación con voladura, por las vibraciones que generaba, podía fracturar el primer túnel, poniendo en riesgo la obra, a los trabajadores y a las poblaciones vecinas. La rozadora permitió perforar la zona más crítica del túnel sin poner en peligro la obra ya existente.

La recomendación de su uso, se planteó en el “Informe sobre la evaluación del sistema constructivo del túnel del Proyecto Ampliación Cachí” elaborado por el consultor italiano, experto en túneles, Nicola Della Valle, de la empresa Tunnel Consult.

Esta máquina tiene la característica de perforar por medio de rozamiento, una técnica de desbaste de material muy similar al que se hace en una pieza de metal con esmeril, razón por la cual el proceso es más seguro.

Al ser este equipo muy especializado, su venta se dificulta en el mercado internacional, pues es de aplicaciones especiales tales como túneles carreteros, minería de sal y carbón.

• Plantas de Inyección de Lechada Chemgrout. Activos 753226 y 753289. Utilizadas en procesos de perforación e inyección de proyectos más recientes del ICE.

Apegados a los estudios geológicos y la planificación correspondiente, el ICE adquirió para sus últimos proyectos un total de 36 unidades, con las cuales, solamente en los proyectos Ampliación Cachí e Hidroeléctrico Reventazón, construidos entre 2010 y 2016, se inyectaron más de 16 millones de litros de lechada de cemento, en horario de trabajo permanente, las 24 horas del día y los 7 días a la semana.

Esta actividad formó parte de la ruta crítica de ambos proyectos, por lo que fue necesario garantizarse la continuidad de la obra, mediante dos equipos de respaldo. De esta forma, el atraso y el costo que implicaba no poder sustituir de forma inmediata una maquinaria, aunado a la incertidumbre que genera la variabilidad natural de las premisas geológicas, justificaron el plan de adquisición y de uso. Al final, la no materialización de riesgos geológicos y la optimización de la logística constructiva hicieron no necesario el uso del respaldo.

Perforadoras de Superficie Atlas Copco D3-03, Flexiroc T35 y Roc L6: Activos 745789, 745865-745869, 745786-745788 y 745860-745864.

Utilizadas en los proyectos Ampliación Cachí e Hidroeléctrico Reventazón, así como en otras actividades constructivas que ha ejecutado la Institución.

Se emplearon en los procesos de estabilización de taludes de presa, vertedero, casa de máquinas, en obras subterráneas y en la perforación de pozos de inyección desde la superficie hacia las diversas galerías.

También se utilizaron en trabajos de estabilización de taludes de zonas de montaje de torres de transmisión eléctrica, en el proyecto Balsa Inferior y en los caminos con inestabilidad, que llevan a las casas de máquinas de las plantas de generación.

Solo en los proyectos Hidroeléctricos Cachí y Reventazón, perforaron 935.000 metros cúbicos en roca.

Martillo forjador. Activo 716798. Adquirido para la fabricación de álabes de las unidades turbo generadoras, como parte del mantenimiento de las plantas de generación eléctrica.

El martillo es parte de un desarrollo tecnológico que permite fabricar los álabes que se deben remplazar en el tiempo, debido al desgaste propio del uso del equipo. Su implementación representa un ahorro en los costos de mantenimiento y en los asociados al paro de las de las plantas que significaba su compra a fabricantes extranjeros.

El proceso de fabricación incluye ocho equipos que van desde equipos de corte hasta sistemas sofisticados de manufactura computadorizada, como el martillo forjador. La compra del martillo, en 2012, buscó reducir el costo de material en 50%, al producir el álabe en bruto a partir de la forja del acero, y mejorara con este proceso, las propiedades cristalinas del álabe. Sin embargo, en 2014 el ICE desarrolló un cambio tecnológico que permitió la recuperación de una gran parte de los álabes usados. Adicionalmente, el Instituto ubicó proveedores chinos de acero forjado y recortado con precios muy competitivos, sustituyendo los proveedores europeos. Estas son las razones por las cuales, por el momento, no es rentable forjar en el país.

Sin embargo, el proceso de fabricación de álabes se mantiene vigente y los sistemas están operativos y destinados al mantenimiento que se desarrollará en los próximos años a las 23 plantas hidroeléctricas y geotérmicas, con sus 51 unidades de generación eléctrica, con frecuencias de recambio de entre dos y cuatro años.

Los cambios tecnológicos y el comportamiento de mercado generaron ahorros al proceso de ₡342 millones en los 12 juegos de álabes intervenidos.

Dejar un comentario

Términos de uso y política de privacidad.