Noticias Grupo ICE

Instituto Costarricense de Electricidad - Compañía Nacional de Fuerza y Luz - Radiográfica Costarricense

Costa Rica avanza en solución ambiental para manejo del rastrojo de piña

Costa Rica avanza en solución ambiental para manejo del rastrojo de piña

  • Construcción de primera planta que aprovecha ese desecho para generar biogás y biofertilizante.
  • Proyecto evitará uso de agroquímicos en tratamiento del residuo.
  • País concluye primera fase del NAMA Energía Biomasa Residual.
  • Una hectárea significa 220 toneladas de biomasa.
Análisis de rastrojo de piña ha revelado alto potencial energético

Con la construcción de la primera planta para el aprovechamiento del rastrojo de piña, Costa Rica avanza en la búsqueda de una solución ambiental definitiva que a la vez permitiría generar electricidad y biofertilizantes.

El logro se dio a conocer este lunes durante la entrega de resultados del programa Apoyo al Programa Nacional de Cambio Climático en Costa Rica. Mejora de la capacidad de mitigación y adaptación, en el hotel Radisson, San José.

El proyecto interinstitucional es desarrollado por el ICE como parte del componente mitigación, en coordinación con los ministerios de Agricultura y Ganadería, Ambiente y Energía, y Planificación y Desarrollo Económico; y el financiamiento de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID).

El plan piloto se implementa en la finca Valle del Tarso, en Upala, la cual fue escogida por contar con un sistema de producción de piña orgánica.

“Tenemos una problemática nacional con el rastrojo de piña y es interés del ICE contribuir a mitigar ese impacto. Para ello, se ha formulado la primera fase de las Acciones de Mitigación Nacionalmente Apropiadas (NAMA, por sus siglas en inglés), cuyo énfasis es Energía Biomasa Residual, y así poder trasformar el uso del residuo orgánico como fuente de energía renovable”, explicó Carolina Hernández, coordinadora del Programa de Biogás del ICE.

De acuerdo con Evelio Chaves, propietario de la finca, por cada hectárea de piña se generan 220 toneladas de biomasa. “No hay otro cultivo que tenga tal cantidad de biomasa y, por ahora, debido a la falta de investigación, desarrollo y aplicación de técnicas modernas, se nos convierte en un problema”, manifestó.

Al respecto, Hernández señaló que aún existe una barrera tecnológica para lograr cerrar el ciclo de producción eléctrica a partir del rastrojo. “Necesitamos diseñar la máquina que permita extraer el rastrojo de piña de una forma rentable y responsable, con capacidad para extraer 220 toneladas diarias, las coloque en un centro de acopio, y luego poder triturarlas”.

A través de nuestro laboratorio de biogás, se determinó que ese residuo de la piña tiene un potencial de generación de biogás alto, “por lo que es clave trabajar con la empresa privada para que aprovechen esa biomasa para generar energía, producir fertilizantes orgánicos, y reducir su facturación en combustible por la sustitución por biometano”, amplió Hernández.

Está previsto que la segunda etapa del proyecto interinstitucional inicie en 2018 con la aprobación y ejecución del NAMA.

“Costa Rica logrará en el corto plazo desarrollar esa tecnología y vamos a poder ofrecerle al mundo una piña baja en emisiones, es decir, un modelo de negocio técnica, ambiental y económicamente adecuado que puede ser usado en otras partes del mundo”, cerró Hernández.

Dejar un comentario

Términos de uso y política de privacidad.